Seleccionar página

No es motivo para sentir inquietud al respecto, pero todo el tiempo debe visualizar su futuro. Sobre todo qué pasos debe tomar en el presente para llegar a su meta. Las metas son los propósitos que tenemos para el año nuevo.

El objetivo de sus propósitos debe ser que haya una mejora en su vida. Los propósitos pueden ser desde el cambio de actitudes, cambiar hábitos, etc. Puede tener propósitos financieros como invertir, ahorrar, hacer presupuestos etc. así como otros que no tienen que ver con la economía pero que tienen impacto en ella. Estos últimos propósitos pueden ser como bajar de peso, asistir a un gimnasio, salir de vacaciones o incluso cambios en su personalidad.

Preparar las finanzas en año nuevo

El año nuevo es el mejor momento para decidir nuestros propósitos los cuales necesitan la inversión de dinero para ser cumplidos o al menos esa es la idea que a lo largo del tiempo nos han vendido.
Por ejemplo si busca dejar el cigarro seguramente gastará dinero comprando un vaporizador. El ejemplo más común es el bajar de peso en el cual debe pagar un gimnasio y lo común es comprar atuendos adecuados para ir a ejercitarse. Sin embargo, no es necesario gastar en atuendos caros para acudir al gimnasio y bajar de peso.

Otro ejemplo son las vacaciones. Para las cuales necesita dinero pero que con organización y ahorro puede ajustarse a un presupuesto a su nivel. El punto es que no en todos sus propósitos necesita invertir dinero o al menos puede moderarse.

La importancia del presupuesto

Para lo mencionado en el punto anterior sobre los propósitos y el ahorro, el presupuesto es un punto básico. Sin un presupuesto es probable que no logre muchas metas financieras.

Además de un presupuesto necesita tener estrategias para cada meta, así como tiempos y límites.

Evite las ofertas

En estas fechas las ofertas están al por mayor desde el 50% de descuento, dos por uno e incluso pagar ahora y liquidar el año próximo. Existen ofertas que le podrían hacer ahorrar mucho dinero sin embargo es probable que no necesite esos productos.

Un ejemplo muy común es pagar las promociones de un gimnasio que pasando los meses ya no asistirá. Lo mismo ocurre con aplicaciones o los pagos de servicios de entretenimiento. Sino será constante con el uso del servicio no vale la pena gastar su dinero.

Es momento de comprometerse

Además de contar con un presupuesto, una estrategia para lograrlo y el dinero necesario es muy importante el compromiso. De nada servirá ahorrar dinero y saber qué pasos debe seguir si no se compromete. Para estar comprometido a cumplir una meta debe haber una motivación de por medio, visualícese en un futuro cumpliendo la meta.

Otra forma de mantenerse motivado y comprometerse a cumplir una meta es poniendo sanciones a sí mismo. Cada vez que deje de cumplir su propósito debe depositar cierta cantidad o bien debe limpiar algo.

Aún está tiempo de hacer su lista de propósitos que puedan mejorar su futuro, así como tener en mente las estrategias para cumplir con ellos.

Comentarios

comentarios